Completa tus tareas antes de morir. Despídete de tus seres amados. Escribe tu última voluntad. Discúlpate ante aquellos que hayas ofendido. De otra manera, nunca abandonarás realmente este mundo.

— Paule Vikar, campesino sanador, consejo a un hombre moribundo

WraithLas apariciones acechan en los lugares donde murieron o donde fueron enterradas. También pueden aparecer en lugares que les fueron importantes en su vida: hogares abandonados, castillos decrépitos o puentes olvidados.

Las apariciones sufren un dolor indescriptible e interminable. Embargados por una rabia y un sentimiento de haber sido perjudicados, envidian a los vivos al tiempo que los odian sin mesura.

Al igual que otros espectros, son inmateriales y no pertenecen a este mundo, y a veces vuelven al ser invocados mediante magia, pero lo más normal es que se hayan quedado aquí para zanjar algún asunto que les haya quedado pendiente.

Los sacerdotes y sabios debaten constantemente si los espíritus realizan un viaje a otro mundo tras la muerte, uno donde espere el sufrimiento el gozo eterno. No obstante, ambos grupos coinciden en lo que le sucede a los espíritus que, por una razón u otra, permanecen en nuestro mundo después de que sus cuerpos exhalen su último aliento: se transforman en apariciones. Al escuchar sus aullidos lastimeros, uno puede suponer que su destino no es uno que deba ser envidiado.

Atributos: Agilidad d8, Astucia d6, Espíritu d8, Fuerza d6, Vigor d8

Paso: 6; Parada: 5, Resistencia: 8

Habilidades: Pelear d6, Intimidación d6, Notar d6, Sigilo d8

Capacidades especiales

  • Debilidad (armas de plata): Las armas de plata le causan +2 de daño
  • Etéreo
  • Garras: Daño Fue +d6
  • Impávido
  • No muerto: +2 Dureza; +2 a recuperarse de Aturdimiento; ataques apuntados no causan daño extra.
  • Visión del alma: No sufren penalizaciones por escasa o nula visión.
  • Vuelo: Paso de vuelo de 7, Trepada 0
Anuncios