— A mi me parece una flor. Una flor muy desagradable.

— Últimas palabras de Blasco Tennerbe

Algunos crímenes son tan terribles que espantan,  atemorizan al pueblo y ofenden a los dioses. La mala fe del criminal y la crueldad de su obra generan una maldición, que hace que la arquespora cobre vida. La bestia ataca a las criaturas inocentes con odio, tratando de vengarse hasta que se haga justicia.

Las arquesporas crecen en sitios donde se han cometido crímenes particularmente crueles, o en las tumbas de las víctimas de tales crímenes.

Inmunes a todos los efectos mentales (miedo, aturdimiento, señal de axia). No sienten dolor ni pueden ser envenenados, cegados, derribados ni morir desangrados.

Su aparición hace que los brujos consideren añadir herbicida a su arsenal. Afortunadamente, el fuego ha demostrados ser un remedio muy eficaz contra estas plantas. Las arquesporas son vulnerables a la plata y muy vulnerables a los intentos de incineración.

Las arquesporas disparan espinas envenenadas.

Atributos: Agilidad d6, Astucia d6(A), Espíritu d6, Fuerza d8, Vigor d6

Paso: 4: Parada: 6; Dureza: 6 (1)

Habilidades: Disparar d8, Notar d6, Pelear d6, Sigilo d8

Capacidades especiales

  • Armadura +1: Corteza
  • Debilidad (fuego): El fuego le hacen +2 de daño
  • Debilidad (plata): Las armas de plata le hacen +2 de daño
  • Espinas: Daño Fue+D6
  • Inmunidad: Al veneno, a la ceguera, desangrado o derribo.
  • Planta: Las armas cuerpo a cuerpo y de disparo sólo le hacen la mitad de daño; Inmune a los tests de voluntad
  • Veneno: Las espinas de la Arquespora están envenenadas
Anuncios