Los Zhodani son en general una sociedad feliz. Los individuos constituyen parte de un todo funcional,  cada uno contribuyendo a su éxito. La relativamente falta de movilidad de las proles (ver Especie) se lleva mejor ante la esperanza de que sus hijos puedan prosperar. Los intendentes saben que su esfuerzo puede ser recompensado. Los nobles saben que sus esfuerzos son recompensados con los privilegios de los que disfrutan.

Son raros los casos de violencia o corrupción, de hecho, la mayor parte de su aparato policial se dedica a revisiones anuales de las actitudes de los ciudadanos. Cada prole tiene asignado un asistente social que mantiene un archive sobre él, y que realice un chequeo anual para corregir actitudes así como para detectar cualquier problema o situación que necesite asistencia para corregirse. Los oficiales de policía de la comunidad se encarga de regular el tráfico, mediar en conflictos, y vigilar para evitar molestias a los ciudadanos.

Así, los crímenes en el Consulado Zhodani tienen otra naturaleza. Los crímenes voluntarios son fácilmente detectados en las proles gracias a la supervisión psiónica. La mayor parte de los crímenes son de origen pasional sin premeditación, o se cometen en altas instancias de la sociedad, que está menos vigilada.

RAEVONA

Uno de los aspectos del gobierno Zhodani más importantes es la Tavrchedle’, que se traduciría como guardianes de la Moralidad o la Policía del Pensamiento. Esta organización, formada por intendentes y nobles, es la responsable de mantener el pensamiento correcto en la población. Permanecen alertas ante cualquier pensamiento aberrante y cuando lo detectan detienen al causante y lo trasladan a un centro de reeducación.

En el centro se emplea psiónica para vigilar el progreso de la reeducación, y permanecerá en custodia hasta que se considere que se ha tenido éxito. Para los ciudadanos de la República, esto es una opresión por parte de una policía secreta, pero para los Zhodani, es un servicio a la comunidad. Incluso los ciudadanos trasladados a los centros de reeducación se sienten aliviados y agradecidos de haber sido devueltos a la normalidad. Esto es por supuesto como se supone que se deben sentir.

Gracias a esto y a la honestidad y sinceridad de los Zhodani, las medidas de seguridad son mínimas. Las cerraduras, si las hay, son sencillas. Los muros y estructuras son construidos para protegerse de los elementos en lugar de contra intrusiones criminales. Incluso los centros de reeducación (no hay prisiones como tales) tienen medidas de seguridad mínimas.

Especie: Zhodani

Los Zhodani son bastante parecidos a los humanos de la galaxia, aunque como se ha indicado, algo más altos en general (es normal medir sobre los dos metros). Esta similitud va más allá de los rasgos físicos, pues diversos estudios han demostrado que el 98% del ADN de ambas especies es idéntico.

Hasta el momento no se ha podido determinar el origen exacto de los Zhodani, se habla de que descienden naves generacionales procedentes de colonias humanas o incluso que han sido “creados” a partir de humanos por alguna especie alienígena desconocida.

La psiónica moldea la sociedad zhodani en muchos sentidos, ya que la estructura y evita que caiga en la barbarie. En general ven al resto de las especies con pena, pues perciben como la falsedad y corrupción anida en todos los niveles de sus sociedades. Solo las Asari se libran de este juicio, aunque consideran que echan a perder su potencial psiónico al no controlar mejor a sus ciudadanos.

El adoctrinamiento y la siempre presente posibilidad de que le lean la mente a uno, han extirpado las mentiras y la corrupción de la sociedad. Aún hay desacuerdos, la competición aún persiste, las emociones se disparan, pero todo en una atmosfera de honestidad y verdad. Las personas pueden expresar libremente sus pensamientos y abordar sus problemas.

Los ciudadanos Zhodani se sienten incómodos fuera del Consulado, donde “ladrones y mentirosos tiene permitido andar sueltos”.  La privacidad de pensamientos es altamente respetada entre las clases superiores Zhodani, aunque las proles no tienen tal derecho. Los nobles tienen derecho a una privacidad casi completa, y los intendentes algo menos. Los derechos en esta materia para los extranjeros varían según si existen tratados con sus potencias de origen. La mayor parte de los visitantes no tienen derecho a la privacidad mental, aunque al personal diplomático y algunos comerciantes seleccionados se les expide un visado que les autoriza a portar equipos de protección mental.

Zhodani

Dado que son básicamente humanos, no tienen reglas especiales a destacar. Dado que su mundo natal tiene una gravedad inferior, pueden sumar 15cm a su altura.

El Nivel Tecnológico del Consulado Zhodani es 10

Anuncios