—Oy, señor mío —gimió Jan Cronin, y en sus ojos apareció el miedo más auténtico—. ¡Y aún preguntáis…! ¡La senda nuestra ha de descurrir por los Dólmenes Calados! ¡Y allá, señor, es jorrible! Allá, señor, hay brucolacos, portahojas, endriagos, inogis y muchas más porquerías de ésas! No más face dos semanas que al mío yerno lo agarró una silvia en tal modo que el yerno na más que a gañir alcanzó y adiós muy buenas. ¿Os asombra por tanto que andemos cagaos con tanta moza y tanto crío? ¿Eh?

— La torre de la golondrina, Andrzej Sapkowski

Bloedzuiger2.jpg

Los viajeros que cruzan las ciénagas deben estar atentos cuando las cruzan, pues pueden encontrarse tanto con sanguijuelas como los más peligrosos bloedzuigers.

Estos últimos no se limitan a esperar a que pase algún animal descuidado, sino que los acechan bajos las aguas turbias del pantano, para asaltarles cuando se encuentren desprevenidos. Aunque parecen lentos, son peligrosos especialmente cuando se juntan varios para rodear a su presa, a la que devoran lentamente con sus jugos ácidos.

Son sensibles a la plata y el fuego, y aún muertos son peligrosos, pues cuando fallecen explotan, salpicando de ácido a su oponente.

Atributos: Agilidad d6, Astucia d6, Espíritu d8, Fuerza d6, Vigor d8

Paso: 2 / 8; Parada: 5; Dureza: 6

Habilidades: Nadar d8, Notar d6, Pelear d6, Sigilo d8

Capacidades especiales:

  • Acuático: Los bloedzuigers pueden vivir perfectamente en el agua, su paso en ella es igual a su dado de Nadar (8).
  • Debilidad (armas de plata): Las armas de plata le hacen +2 de daño
  • Debilidad (fuego): El fuego, independientemente de su origen, le hacen +2 de daño
  • Camuflaje: La pigmentación de su piel hace que sea difícil distinguirlos bajo las aguas turbias de los pantanos; reciben +2 a las tiradas de sigilo cuando se encuentran sumergidos.
  • Lentos: En tierra, los Bloedzuiger se mueven a un paso de 2.
  • Mordisco: Daño FUE+d4.
  • Muerte explosiva: Cuando un Bloedzuiger muere, explota en un estallido de ácido, que quema a los enemigos adyacentes bajo una plantilla de explosión pequeña. Todo el que se encuentre bajo esa área debe realizar una prueba de Agilidad, o sufrirá un ataque de ácido de 3d4 de daño, y que causará 2d4 en el siguiente asalto. Con un éxito se esquiva la explosión y se evita el daño.
Anuncios