Durante los primeros años de la federación humana que daría lugar a la República, Microtel se convirtió en una de las mayores corporaciones con amplios intereses en el campo de la electrónica y las comunicaciones.

Con la formación de la República, Microtel creó una división corporativa llamada VoidCorp, con el propósito de trasladar la influencia de la corporación entre los nuevos aliados. Aprovechándose del impulso que tomó la exploración especial, VoidCorp reclamó para sí varios sistemas, que le fueron concedidos por la República. Esto se debió a que durante los primeros años la República buscaba consolidar sus territorios, por lo que otorgaba concesiones territoriales en planetas inexplorados a cambio de una compensación económica y la pertenencia a la República.v_flag

VoidCorp fue la pionera de las comunicaciones interestelares al experimentar el uso de la tecnología de hipersalto para enviar impulsos que pudiesen ser codificados. Con ello se daban los primeros pasos para crear la HoloRed.

La República, interesada en la nueva tecnología, otorgo enormes cantidades de dinero para subvencionar las investigaciones, pues buscaba un medio que le permitiese comunicarse con los sistemas miembros. La riqueza e influencia de VoidCorp crecieron exponencialmente. En el 2274 una nave de VoidCorp descubrió el mundo selvático de Sheya, y cuidadosamente redactó un contrato mediante el cual, los nativos Sesheyanos trabajarían permanentemente para la compañía. Cada niño, humano o de cualquier especie nacido en el espacio corporativo es trabajador de VoidCorp desde el momento de su nacimiento.

VoidCorp es una de las compañías que más quejas y denuncias sobre las condiciones laborales de sus trabajadores ha acumulado. Diversos grupos de derechos humanos han afirmado que los contratos de trabajo y protección de VoidCorp no son más que excusas pseudo-legales para mantener esclavizados a ingentes cantidades de seres inteligentes. Aunque se abrieron varias investigaciones oficiales, ninguna de ellas prosperó más allá de alguna advertencia. Esto se debió tanto a la laxa legislación de la República como a la importancia de las investigaciones de VoidCorp.

Cuando se produce el golpe de estado separatista, VoidCorp apoya en secreto a diversas colonias que declaran su independencia, con la esperanza de mantenerse neutrales. Este movimiento busca distraer a las autoridades, y en especial a su empresa matriz, Microtel, de sus verdaderas intenciones. El consejo directivo de VoidCorp buscaba constituirse como nación propia, con ellos al mando. Así, VoidCorp se convierte en un estado corporativo, que dicta sus propias leyes y políticas sin verse sometido por nadie. Sus empleados son propiedad de la compañía, y no la abandonan ni en su muerte.

Con una rebelión en marcha, la declaración de independencia de VoidCorp fue aceptada porque no había más remedio, la guerra era inevitable y no se podían gastar recursos en una corporación con sede en la frontera.

Hoy en día la actividad de VoidCorp continúa apenas sin cambios. Mantiene una importante base industrial que le permite mantenerse como una pequeña potencia, mientras que sigue con su estructura. La férrea disciplina de VoidCorp es vista por la dirección como la única manera de obtener beneficios, y sus empleados han sido educados así desde hace siglos, por lo que no piensan en otra manera de existir.

En los niveles inferiores de la compañía, los trabajadores son poco más que esclavos, constituyendo cerca del 70% de la población. Con ascensos y formación se pueden conseguir puestos de responsabilidad y trabajaos especializados, donde los trabajadores son enormemente competitivos. La sociedad triunfa, evoluciona y se mantiene unida gracias a la competitividad de sus miembros.

Cuando un superior deja su puesto, comienzan las intrigas para sucederle. Movimientos políticos, favoritismo y traiciones son elementos bien conocidos en estos casos; los informantes y delatores son recompensados. La muerte de superiores que permanezcan sin explicar garantiza la promoción. Por ello, los cargos superiores a vicepresidentes son anónimos. Por maquiavélico que suene, el sistema funciona.

El rango lo es todo. No te detengas ante nada para conseguirlo. Entre los trabajadores, estas frases son hechos aceptados. Es la supervivencia de los mejores, un Darwinismo corporativo. Sus empleados pueden encontrarse en casi cualquier lugar del espacio siguiendo una orden, que en ocasiones no entienden completamente, o que entran en contradicción con las de otro empleado. VoidCorp no permite el retiro de sus trabajadores, deben trabajar hasta que fallezcan. Por eso, en ocasiones se producen evasiones y fugas, que VoidCorp persigue incansablemente. Si son capturados, esos trabajadores (a los que VoidCorp denomina “ausentes”) pueden esperar un duro castigo, si no directamente la terminación (literal) de su contrato.void_corp_people3

Anuncios