Antes del alzamiento de la República, el Imperio Hutt fue la potencia dominante de la Galaxia, aunque ejerció su influencia sobre todo económicamente, en comparación con el poder político o militar.

hutt_cartelLa especie es originaria del planeta Varl en el sistema Ardos, pero adoptaron a Nal Hutta como su mundo hogar. De acuerdo con la leyenda hutt, Varl orbitaba alrededor de dos soles, Evona y Ardos. Evona y Ardos eran dioses para los hutt. Evona fue consumido por un agujero negro, y furioso, Ardos expulsó sus capas externas de gas y destruyó a los otros planetas del sistema estelar.

De alguna forma, Varl sobrevivió, pero su atmósfera fue destruida y su biosfera fue devastada. Los hutt abandonaron el arrasado planeta. Creían que al sobrevivir se habían convertido en semi-dioses.

En el -26.000, los hutt migraron a través del espacio al laneta Evocar en el sistema Y’Toub, al que bautizaron como Nal Hutta, o “Joya Gloriosa” en huttés. En el planeta existía una especie nativa, los evocii, con los que intercambiaron tecnología por terrenos en Evocar. Los hutt continuaron con los trueques hasta que los evocii se dieron cuenta que su hogar ya no les pertenecía. Palacios Hutt, grandes parques y otras construcciones fueron levantados en todo Evocar, y los evocii no pudieron hacer nada para impedirlo.

Los evocii fueron finalmente expulsados de Evocar por los hutt, y migraron a la quinta luna del planeta, que más tarde se conocería como Nar Shaddaa. En Nar Shaddaa, los evocii empezaron a mutar por los experimentos que se llevaron a cabo en la luna. Los evocii creyeron, erróneamente, que se debía a la contaminación de la atmósfera. Sus descendientes se refugiaron en los niveles más profundos de Nar Shadda. Por un tiempo, Nal Hutta y Nar Shaddaa prosperaron ya que por ellas pasaban importantes rutas comerciales. Pero como resultado, Nal Hutta y su luna se convirtieron en un paraíso para piratas, contrabandistas, y otros criminales.

Poco a poco los Hutt comenzaron a levantar un imperio casi si oposición, hasta que se cruzaron en el camino de la Hegemonía de Tion. Durante el reinado del dictador tionés Xim el Déspota desde el -15.130 hasta el -15.100, los tioneses intentaron derrotar a los hutt y dominar el Cúmulo Si’Klaata. Esta campaña incluyó la devastación del mundo hutt Ko Vari en el -15.105. Sin embargo, el Imperio Hutt hizo un pacto con los nikto, los klatooinianos y los vodran. Este nuevo ejército auxiliar fue crucial en la victoria de los hutt en la Tercera Batalla de Vontor en el año -15.100.

Con la muerte de Xim el Déspota en las mazmorras de su palacio terminó la existencia de la Hegemonía Tión, que paso a formar parte del imperio Hutt y sus habitantes, esclavizados. Tras la batalla, se firmó el tratado de Vontor por los hutts, los klatooinianos, los vodrans, y los nikto. Este tratado hizo que las especies mencionadas se convirtieran en estados clientes del Imperio Hutt.

Con su poderío económico, los Hutt comenzaron a dominar la galaxia, expandiendo su territorio en su mayoría mediante adquisiciones. Así, iban asimilando diversas culturas y especies, convirtiéndolas en algunos casos en estados satélites, o en la mayoría, directamente en esclavos del imperio.

En algún punto de la historia, se estima que sobre el -3.000, el Imperio Hutt se colapsó como resultado de las luchas internas entre clanes. Parte de su territorio se declaró independiente, o fue absorbido por sus vecinos, mientras que el que se mantuvo bajo control Hutt pasó a denominarse Espacio Hutt. Las luchas internas terminaron gracias a la mediación del Clan de los Antiguos que propusieron crear el Gran Consejo Hutt, que gobernaría a todos los clanes sin favorecer a ninguno.

Desde entonces, Nal Hutta es gobernada por el Clan de los Antiguos, compuesto por los líderes de los primeros clanes  que emigraron. Muchos Hutts abandonan su mundo para formar kajidics, o imperios criminales, bajo el control de su clan familiar. Los Hutt tienen en muy alta estima a sus familias, excepto cuando el liderazgo del clan está disponible, y matarían a parientes por asegurarse una promoción personal. En cambio, si alguien ajeno al clan mata a un hutt, se considera una ofensa grave que tarda en ser reparada.

Los Hutt generalmente no revelan el nombre de su familia a miembros de otras especies (excepto quizás a ayudantes de confianza).

Aunque la mayoría de hutt son perezosos, cobardes y malvados, ha habido muchas excepciones como Blotus el hutt (que se convirtió en Canciller Supremo y gobernó la República durante 275 años) y Aarrba (un hutt de negocios honesto que vivió en Koros Major en el +5.000). Los hutt nunca se unieron a la República Galáctica, y durante la guerra civil de esta, se mantuvieron neutrales, comerciando con ambos bandos.

Hutt_02

Anuncios