Hoy no hay entrada “rolera”. Y es que revisando el blog me he dado cuenta de que ha superado las trescientas entradas (de hecho, esta es la número 313. Es cierto que algo menos de un tercio son entradas muy breves, pero aún así son un número considerable.

La verdad es que en el blog apenas publico opiniones personales, no me encuentro tan a gusto cómo en una etapa anterior del blog (hablaré de ello más adelante) en la que sí lo hacía. Creo que ya había hablado de porqué es tan aséptico el blog, pero al darme cuenta del número de entradas, y de la coincidencia con su aniversario, me voy a permitir descansar un poco y reflexionar sobre cómo hemos llegado hasta aquí.

Digo anteriormente que hay coincidencia con el aniversario, porque se da la circunstancia de que este es el segundo año del blog (o más bien, de esta etapa). En realidad este blog ya tiene más de 10 años, ya que lo cree en un ya lejano noviembre de 2006, aunque entre esa fecha y el 15 de febrero del 2015 no hay entradas. No es que el blog no existiera o no escribiese, es que lo hacía en otra plataforma.

Cuando me propuse comenzar con un blog, me puse a probar en diversas plataformas (bueno, en realidad dos, WordPress y Blogger). Al final la elegida fue Blogger (de aquella aún era Blogspot), para unificar entre la cuenta de Gmail y la de Google Sites. Lo que quería era un blog y una web para darle soporte, donde poder publicar documentos que por problemas de formato no quedaran bien (especialmente las tablas. Así nacieron El blog del Landmate y El rincón del Landmate.  Si, me gustan los landmates de Appleseed…

Avanzamos en el tiempo y llegamos al 2015, momento en el que decidí reactivar el blog que tenía parado con el objetivo de acompañar a mi mejor amiga con su propósito de escribir dos blogs, uno personal y otro profesional. Dado que le iba a ayudar con el tema del formato y configuración de su blog, me añadió cómo usuario de su blog, y cómo prefería WordPress, resucité esa vieja cuenta que tenía creada.

Aunque el propósito inicial de esta etapa está más que cumplido, y la relación es ahora esporádica, el blog prosigue, semana tras semana, hasta llegar a las 313 entradas. De cara al futuro seguiré con la adaptación de The Witcher, en especial con el bestiario.

Además tengo el objetivo de rescatar las entradas de aquella primera etapa que considere relevantes (por ejemplo, las noticias y reseñas de estrenos de películas en el cine ya no tienen mucho sentido a estas alturas), para tenerlas reunidas en un único lugar y evitar que desaparezcan. Algunas ya las he ido incorporando, (cómo los dos últimos relatos) pero iré incrementando el ritmo paulatinamente.

Y hasta aquí el periodo de reflexión, ahora a preparar la siguiente entrada, que seguramente será algo de Savage Worlds.

Anuncios