Sigo con la actualización del Rey Demonio a la época similar a la Regencia, una era pre-industrial y antecesora de la Era Victoriana. En esta entrada amplío la sección sobre la organización de la sociedad.


Sociedad

La sociedad en Rûl está muy estratificada, con un enorme abismo entre las clases superiores y las menos afortunadas. Los palacios de los nobles son arcas de belleza y esplendor, en cambio en los barrios bajos abunda la miseria, el juego, y el crimen.

Nobleza

A lo largo del Imperio, la aristocracia forma la clase superior de la sociedad. Aunque puede que haya miles de personas que pueden proclamar pertenecer a una familia noble, sólo unos pocos tienen el poder y la riqueza para respaldar sus palabras.

La mayoría de los nobles son terratenientes, con grandes propiedades agrícolas y ganaderas, aunque algunos han invertido en la industria o el comercio. Muchos reciben privilegios cómo exenciones de impuestos o derechos feudales. Aquellos que no tienen una posición privilegiada suelen ocupar cargos en la administración, el ejercito o el clero. Formar parte de la nobleza es muy complicado, y aunque están dispuestos a hacer negocios con la burguesía, no están tan dispuestos a compartir sus privilegios con los demás. No obstante la compraventa de títulos es una circunstancia no tan extraña, ya sea desde la casa del emperador o desde los nobles con poderes feudales.

Con todo un ejército de criados y sirvientes a su servicio, los más ricos viven una existencia de lujos y excesos, que con la influencia del Rey Demonio se ha convertido en decadencia.

Innistrad ed34

Burguesía

El siguiente estrato de la sociedad es la burguesía, compuesta por propietarios,  profesionales, artesanos reputados, mercaderes, terratenientes, y burócratas. La expansión del comercio, y el crecimiento industrial enriqueció a muchos en el imperio y las Nueve Ciudades.

Con su nueva riqueza, la burguesía comenzó a reclamar compartir los privilegios de la aristocracia. Muchos lo hacen adquiriendo un título nobiliario, pero a quienes se lo niegan, o ni lo intentan, emplean su dinero para vivir con gran lujo, en grandes mansiones y organizando fiestas extravagantes. Y con esos faustos es más fácil impresionar e influenciar a personas importantes.

La desintegración del imperio ha paralizado el comercio y a gran parte de la industria, provocando enormes pérdidas a los influyentes burgueses.

Clases bajas

La mayoría de la población la compone este estrato, formado tanto por los habitantes de las ciudades: tenderos, artesanos, operarios, aprendices, y sirvientes. Muchos artesanos alcanzaron gran fama, permitiéndoles prosperar y ascender a la burguesía. La mayoría de los artesanos están organizados en gremios, asentados en distritos concretos de las ciudades, o en el caso de las más pequeñas, en una sola calle.

Aquellos que carecen de un negocio propio o de habilidades con las que labrarse un oficio forman una masa de población abocada al crimen o la mendicidad. En algunas ciudades, cómo en Caecras, era tal su número que en ocasiones la guardia organiza redadas para encerrarlos en cárceles o manicomios. Pero sólo los más infortunados no consiguen abandonarlas, pues los criminales pueden permitirse un soborno para librarse si son atrapados por casualidad.

En el campo, los campesinos no tienen una vida fácil, sirviendo a su señor al que deben pagar tributo de manera regular. La mayoría de las villas intentan ser autosuficientes, limitándose el comercio a las poblaciones cercanas o con mercaderes ambulantes. Esto conduce además que sean comunidades muy cerradas, llegando en no pocas ocasiones a la endogamia.

Trabajando de sol a sol, viviendo en casuchas de barro y madera, es normal que muchos emigren a la ciudad en busca de una oportunidad, aunque la mayoría acabarán en arrabales y chabolas, no muy diferentes de donde partieron. La desintegración del imperio y la influencia del Rey Demonio ha empujado a muchos a la carretera o a una vida de crimen.

TwinsMaurer

Podéis descargar el texto de esta entrada en un cómodo PDF

Anuncios