Partida nueva.

Un juego nuevo (Pathfinder) que procede de uno ya conocido en nuestro grupo de juego y que nos había proporcionado muchas horas de entretenimiento, con sus buenos y malos momentos.

Por esa razón he querido innovar en esta nueva partida, usando elementos narrativos comunes en otros medios como el cine o la televisión, y que en el nuestro ya no son tan frecuentes (o por lo menos, en nuestras partidas).

Playa_01

Comienza la partida situando a cada uno de nuestros héroes en una situación desconocida, despertando en una playa sin recordar como han llegado a ella, o quienes son los que están tumbados a su lado. No tienen mucho tiempo para plantear las preguntas necesarias, pues unas extrañas criaturas les acosan, pero el combate es breve.

Tras esto pueden detenerse a averiguar que les ha pasado, aunque los detalles son confusos ¿pueden haber sido envenenados? La cuestión es que están en una playa al fondo de una cala estrecha, en cuya bocana se pueden ver los restos de un navío, entre unas rocas batidas por el mar rugiente.

Quizás en el barco puedan encontrar respuestas, y tras unos momentos de incertidumbre, pudieron subir a bordo, donde recuperaron diversos suministros, y encontraron el cuerpo del primer oficial, muerto tras haber recibido dos grupos de heridas

De vuelta a la playa, pudieron montar un refugio provisional para pasar la noche, que para algunos es bastante larga debido a las pesadillas, y a la creencia de que algo los observa

A la mañana siguiente llega la hora de enfrentarse a la realidad. Están abandonados en una isla remota, sin apenas suministros, y que puede ser el hogar de una tribu de caníbales…

Tras discutir las posibilidades, deciden recorrer las playas buscando restos de otros naufragios, y de hecho encuentran los restos de un antiguo velero pirata. El problema es que es demasiado antiguo, y la cubierta se colapsa parcialmente arrastrando a dos personas a su interior. Y dentro hay un grupo de marineros que no se han dejado vencer por la muerte, y sus esqueletos se empeñan en combatir con ellos.

La tragedia se palpaba en el aire, aunque finalmente salieron airosos del encuentro, aunque algunos tiraron su orgullo por la ventana

Anuncios