Las tierras baldías, las estepas, las llanuras y los desiertos de Athas son el hogar de los elfos, un pueblo de patilargos corredores que comercian, realizan incursiones y viven del pillaje. Correr es la clave para ser aceptado y respetado entre los elfos. Los elfos que están heridos y no pueden correr son a menudo abandonados hasta que les sobreviene la muerte.

Las otras especies ven a los elfos como deshonestos y perezosos, generalmente una impresión acertada. Los elfos pueden vaguear durante días hasta que la necesidad les lleva a esforzarse, en cambio pueden correr durante días sin quejarse. Ningún elfo que se precie aceptará cabalgar un animal. Esto es un acto de deshonra, las costumbres elficas dictan que los individuos deben mantenerse sobre sus piernas o deben ser dejados a su suerte. Los elfos prefieren disfrutar de vidas cortas y felices más que largas y aburridas. Tienen una visión muy oscura del futuro y prefieren vivir el momento, disfrutando cada efímero instante. Alcanzan todo su esplendor en los espacios abiertos y tienden a marchitarse en cautividad.

Las tribus elficas viven como pastores, incursores o comerciantes, pero la mayoría compagina estas tres actividades. La ocupación actual de una tribu normalmente determina qué tierras reclaman como propias en la actualidad. Los pastores reclaman los pastos. Los incursores reclaman las tierras que cruzan las caravanas de mercaderes. Los mercaderes no reclaman territorio alguno, pero vagan en búsqueda de una bolsa de monedas.

athasian-elf

Elfos

Los elfos tienen una estatura de aproximadamente dos metros. Son delgados, de rasgos profundamente marcados y angulares, y carecen de vello facial. Sus ropas están diseñadas para protegerles del desierto y los elementos.

Carisma (1): Su belleza y gracilidad es conocida. Ganan +2 al Carisma.

Frágil (-1): Los elfos no destacan por su robustez, y sufren una penalización de -1 a su Dureza base.

Corredores del viento (1): Mejora el Paso en +2 y su dado de carrera en un nivel de dado

Forastero (-1): Los elfos son recibidos con suspicacia a lo largo de Athas, de ahí que reciban la desventaja de Forastero.

Hijos de desierto (1): Los elfos están habituados a los rigores del desierto. Reciben una bonificación de +4 a todas sus tiradas para resistirse al calor. Esta bonificación cuenta también como armadura contra ataques basados en calor

Visión nocturna (1): Los elfos ignoran todas las penalizaciones por iluminación
de penumbras y oscuridad, pero no en oscuridad total.

 

Anuncios