Crónicas de Serpent Skull: 7 El final de una campaña

Hoy pensaba escribir sobre la ultima campaña que quise dirigir como tal. Es decir, planificada para que fuese desde el comienzo una serie larga y no una sucesión de partidas que se prolongase. Al revisar el blog, y sabiendo que hacía mucho tiempo que no escribía en el, me he dado cuenta de que curiosamente, la última entrada es también una explicación (o queja) acerca de un fracaso mio dirigiendo. No obstante, creo que son circunstancias diferentes.

La campaña (o Adventure Path como denominan sus editores) en cuestión es Serpent Skull para Pathfinder, publicada por Paizo.

De entrada, esta Adventure Path tenía muchos de los ingredientes necesarios para pensar que era una gran campaña. Los escenarios eran exóticos, había una permanente sensación o ambiente de exploración y descubrimiento, y la trama general era interesante y se iba desarrollando poco a poco. Pero aún así, falló.

De entrada hay que decir que el nivel de los módulos es irregular. El primero, Souls for Smuggler’s Shiv, es muy bueno si se omiten los tediosos procesos de determinar periódicamente si los jugadores tienen agua, comida, insolaciones, etc. No digo que no sea necesario, pero tal mecanización no creo que aporte nada tras un par de tiradas (excepto para jugadores muy puntillosos).

Es más, a mi me produce un sentimiento de rechazo, por lo tedioso que resulta. Está claro que los autores publican la aventuras siguiendo las reglas de su propio juego, pero ahí es donde se tiene que notar la mano del director de juego y adaptarse a sus intereses necesidades, y sobre todo al grupo.

La segunda aventura, Racing to Ruin, ya pierde nivel. Tras un comienzo bueno, se convierte en una desarrollo lineal que se hace repetitivo y bastante cansino. Aquí es donde cometí uno de mis mayores errores en la partida. Esta parte narraba el trayecto de los jugadores desde su punto de partida hasta su objetivo, una legendaria ciudad perdida en el medio de la jungla inexplorada.

El objetivo de esa parte, además de que los jugadores lleguen a su destino, es que ganen experiencia y que los jugadores conozcan el entorno, pero para mi se convirtió en una sucesión de encuentros, lo que al final fue una actividad rutinaria y aburrida. La aventura es muy lineal, pero como director de juego debería haberle sacado mayor provecho a lo que a la postre es su mejor activo: los personajes.

Y es que tenía que haber usado ese trayecto para incentivar la interpretación, una simple noche al lado del fuego del campamento sirve para que los personajes se conozcan mejor, y se mejore en general el nivel de la partida. De hecho tenía pensado usar las indicaciones de los Dramatic Interludes de Savage Worlds para articular estos parones. No me acuerdo porque no lo hice, pero fue un error por mi parte no implementarlos.

La parte final de la aventura si se me hace más interesante, y los jugadores disfrutaron mucho de ella. Especialmente cuando descubrieron el zigurat que servia de escenario de la confrontación final, construido en 3D gracias a la labor de uno de los jugadores, tanto a la hora de ayudar en su construcción como en servir de animación o incentivo para empezar a trabajar en el.

Finalmente llegamos a la tercera aventura y última que jugamos, The City of Seven Spears, que otra vez para mi presenta un nivel bajo. Oficialmente es una aventura estilo sandbox, palabra de moda hace poco entre los blogueros roleros, y que promueve una partida con amplia libertad para los jugadores en cuanto a sus acciones.

El problema es que para mi, en esta aventura eso es hacer trampa. La libertad de acción de los jugadores se limita a tener que tratar con las diversas facciones que habitan la ciudad y convencerlas o eliminarlas para así explorar la ciudad. Por tanto, no hay tantas acciones como se pretende hacer ver y es muy necesario meterle mano a la aventura a menos que se disfrute con los combates.

Esta fue la última partida porque fue cuando decidí dejarla ya que había muchos problemas, empezando porque no la disfrutaba. Aparte del nivel de las aventuras y mis errores a la hora de plantearla, hubo varias cuestiones que no supe atajar.

Una muy importante fue el planteamiento de los jugadores con respecto a los personajes. Siempre he dado libertad a los jugadores para que puedan hacerse los personajes como prefieran, a menos que sea evidente que van a ocasionar un conflicto. Esa libertad parte de la idea que tengo de que la gente se va sentar a la mesa para divertirse, y lo que es mas importante, para ayudar a los demás a que se diviertan.

El problema es que a veces esa libertad es empleada para optimizar los personajes, el famoso munchkin. Todos queremos tener un buen personaje, el problema es cuando ese deseo convierte a la partida en un enfrentamiento entre los jugadores y el DM. Y eso es peligroso, ya que lo que quiere un DM es que la historia se desarrolle, y continúe. Hay grupos a los que esto les funciona pero a mi no.

Este estilo de juego tiene dos problemas para mi: Por un lado destruye la capacidad crear historias entre los personajes, al centrarse los jugadores en estudiar como combatir mejor, en lugar de como narrar mejor.

Esto lleva a situaciones en las que los jugadores alababan lo bien que estaba diseñada la ficha de uno de ellos. Con todos los respetos, pero que tiene eso de especial ¿No es más especial el descubrir a un personaje misterioso? ¿Oír su historia? ¿Sus orígenes?
Poner por delante la capacidad de destruir en vez de la narrar crea muchos problemas. Por ejemplo, uno de los jugadores era muy novato en el tema del rol. Su historia era muy sencilla, pero se esforzaba por narrar e interpretar. El resto de los jugadores no veían su esfuerzo, y se dio el caso de que un día lo que valoraron fue su capacidad de matar. Eso para mi fue una gran injusticia, el decir que ahora si veían a su personaje cuando realmente siempre había estado ahí, aunque quizás no destacase en la faceta de combatir.

Sin duda este fue uno de mis grandes errores, el no saber convencer a los jugadores de la importancia de los personajes sobre sus fichas, el anteponer su historia a sus estadísticas. El no ser capaz de demostrar como una buena narración es tan reconfortante como una secuencia de combates.

Y el segundo problema que le veo es que ese espíritu de competición es contagioso, hasta el punto de que me arrastra a mi, que como director de juego debería mantenerme neutral. Una competición ficticia con los jugadores en la que el único resultado posible es la destrucción de la narración y lo que es más peligroso, que pueda ser el detonante de discusiones.

Finalmente, hubo ocasiones en que el ambiente estaba enrarecido, por cuestiones ajenas a la partida. Y eso es algo que es injustificable por parte de un DM. Hay poco que decir sobre esto, ya que es un error que no se puede permitir.

Es cierto que con D&D 3ª (y por extensión, Pathfinder) es un juego con el que tengo una extraña relación de amor – odio (bueno, no tan extremo, pero si hay esa ambivalencia 😛 ), y que eso pudo influir en que ante varios de los problemas adoptase una postura muy negativa y precipitase el final de la campaña.

En cualquier caso si que he sacado conclusiones de mi colección de errores, lo que es importante para poder seguir disfrutando de una buena partida.

Anuncios

Crónicas de Serpent Skull: 6 Planos hallados

Si bien he perdido prácticamente la totalidad del material creado para la campaña (y el generado en ella, cómo las crónicas), revisando he encontrado muchos de mis planos y esquemas que usaba de ayuda.

Algunos los acabaron usando los jugadores (cómo el de la isla), por lo que incluye anotaciones suyas, convirtiéndolo en un documento muy especial.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Crónicas de Serpent Skull: 5 El Zigurat

Esta fue una campaña en la que me impliqué mucho a la hora de crear ayudas de juego. Algunas eran para entregar a los jugadores, otras eran para mi uso exclusivo, y otras eran escenografía, cómo el zigurat que servía de colofón a la aventura Racing to Ruin (aventura con un tono general mediocre) .

El zigurat era una estructura imponente, aunque curiosamente la descripción no se correspondía con las imágenes de la aventura (un error que se repite mucho en esta campaña, que no se correspondan las descripciones de una localización con las imágenes o los mapas).

Y cómo era el final de la aventura, decidí que fuera especial, con una recreación 3D a escala (28 mm heróica), aunque aumenté la altura para que fuera realmente espectacular. Fueron un par de días de trabajo duro, en los que conté con la ayuda inestimable de María, que se hizo cargo de alguna de las tareas más tediosas.

A día de hoy desconozco que fue del zigurat, pues se lo regalé un poco antes del fin de la campaña a dos de los jugadores (de eso hace ya 5 años), pero eso es lo de menos. Lo realmente importante es que fue que una experiencia muy gratificante, tanto para mi cómo para los jugadores.

Crónicas de Serpent Skull: Ayudas de juego

Al final parece que la nube me ha salvaguardado varias cosas de la campaña y viene a mi rescate. Algunas de las ayudas no tienen mucho valor o eran de carácter anecdótico, cómo varios carteles motivacionales, pero otras si que eran muy útiles.

Una de ellas es para el DM (el mapa), mientras que el resto son para entregar a los jugadores (de ahí que las tradujese)

Crónicas de Serpent Skull: 4 El pueblo canibal

Por desgracia, el 90% del material de la campaña se ha perdido, y sí, había copia de seguridad en un HD externo, pero este me da un error de E/S, con lo que aunque me duela mucho, han pasado a mejor vida.

Algo se ha podido salvar, parte de los álbumes de imágenes, y los comentarios publicados en el.

Sesión nueva. Finalmente los jugadores, tras varios intentos infructuosos los jugadores consiguen asaltar el complejo de los caníbales.

En el pozo descubrieron que se ocultaba la entrada a un complejo subterráneo, con cámaras excavadas aprovechando unas grutas naturales.

IMG_0516.jpg

Y esta es la reacción de una de las jugadoras ante el panorama que se les avecina:

IMG_0517

Crónicas de Serpent Skull: 3 El Jeneviere

Originalmente la partida comenzaba con los jugadores estando al tanto del viaje en barco, y su destino. Pero para aumentar el misterio y la intriga, los jugadores desconocían todo, incluso que estaban en un barco.

En la aventura se sugería que los jugadores abordasen el Jenivere a lo largo de su ruta, para dar mayores posibilidades de integrar a los personajes.

El Jenivere era un gran buque mercante, un buque de clase Wyvern, usado a lo largo del Mar Interior para el comercio, la exploración e incluso la guerra, por su combinación de navegabilidad y capacidad de carga. Los buques de la clase Wyvern han hecho el peligroso viaje hasta Azlant, Arcadia, e incluso alrededor del extremo meridional de Garund.

Al igual que muchos de los barcos de la clase Wyvern, el Jenivere se dedicaba principalmente a la entrega de mercancías hacia y desde Sargava, admitiendo pasajeros en sus viajes. Durante los últimos años, el capitán Alizandru Kovack ha hecho la ruta occidental entre Magnimar al norte y Eleder al sur y luego de regreso con pocas complicaciones, a pesar de que su ruta lo lleva a través de aguas controladas por los Capitanes Piratas de los Grilletes. Aunque nunca han tenido problemas, la tripulación teme que el Jenivere haya desafiado demasiado a la suerte.

En los foros de Paizo se publicó una imagen para ayudar a visualizar la ruta del barco, y que reproduzco aquí

Journey-3

Crónicas de Serpent Skull: 2 Comienzos

Partida nueva.

Un juego nuevo (Pathfinder) que procede de uno ya conocido en nuestro grupo de juego y que nos había proporcionado muchas horas de entretenimiento, con sus buenos y malos momentos.

Por esa razón he querido innovar en esta nueva partida, usando elementos narrativos comunes en otros medios como el cine o la televisión, y que en el nuestro ya no son tan frecuentes (o por lo menos, en nuestras partidas).

Playa_01

Comienza la partida situando a cada uno de nuestros héroes en una situación desconocida, despertando en una playa sin recordar como han llegado a ella, o quienes son los que están tumbados a su lado. No tienen mucho tiempo para plantear las preguntas necesarias, pues unas extrañas criaturas les acosan, pero el combate es breve.

Tras esto pueden detenerse a averiguar que les ha pasado, aunque los detalles son confusos ¿pueden haber sido envenenados? La cuestión es que están en una playa al fondo de una cala estrecha, en cuya bocana se pueden ver los restos de un navío, entre unas rocas batidas por el mar rugiente.

Quizás en el barco puedan encontrar respuestas, y tras unos momentos de incertidumbre, pudieron subir a bordo, donde recuperaron diversos suministros, y encontraron el cuerpo del primer oficial, muerto tras haber recibido dos grupos de heridas

De vuelta a la playa, pudieron montar un refugio provisional para pasar la noche, que para algunos es bastante larga debido a las pesadillas, y a la creencia de que algo los observa

A la mañana siguiente llega la hora de enfrentarse a la realidad. Están abandonados en una isla remota, sin apenas suministros, y que puede ser el hogar de una tribu de caníbales…

Tras discutir las posibilidades, deciden recorrer las playas buscando restos de otros naufragios, y de hecho encuentran los restos de un antiguo velero pirata. El problema es que es demasiado antiguo, y la cubierta se colapsa parcialmente arrastrando a dos personas a su interior. Y dentro hay un grupo de marineros que no se han dejado vencer por la muerte, y sus esqueletos se empeñan en combatir con ellos.

La tragedia se palpaba en el aire, aunque finalmente salieron airosos del encuentro, aunque algunos tiraron su orgullo por la ventana